Nuestra visión y valores

La vivienda es un derecho humano

Todas las personas merecen hogares estables y dignos, construidos y mantenidos para satisfacer las necesidades de las comunidades, no para generar enormes ganancias para los ricos. Reconociendo las raíces estructurales de la crisis de la vivienda, nos esforzamos por reemplazar el actual sistema de vivienda por uno de propiedad colectiva y autogestión.

Construimos nuevas organizaciones capaces de devolver el poder a la gente. Para estas nuevas instituciones es fundamental la creencia de que los inquilinxs tienen derecho a controlar su vivienda y el poder de gestionar sus propias luchas. Esto significa poner el poder de decisión en manos de los más afectados y confiar en el poder transformador de la acción colectiva y las soluciones directas.

Solidaridad y ayuda mutua

Nos ayudamos y apoyamos unos a otros donde ninguna otra institución lo hará. Al cuidarnos unos a otros, estamos menos aislados y más seguros; al defender a los más vulnerables entre nosotros, construimos poder colectivo para defender nuestras comunidades. Reconociendo las realidades del capitalismo racial-patriarcal, nos esforzamos por construir un movimiento que incluya a personas de todas las razas, nacionalidades, idiomas, géneros, sexualidad, ocupación y capacidad.

Liberación y autodeterminación

Luchamos por un futuro en el que las comunidades estén libres de opresión y dominación de todo tipo, donde las personas tengan un control significativo sobre sus hogares, condiciones de vida, medio ambiente y futuros. No nos detendremos hasta que todos seamos libres: libres de la mercantilización de la vivienda, libres de los desplazamientos racistas, libres de la violencia que a menudo enfrentamos en casa, libres de la policía ocupante y libres de la dominación capitalista sobre nuestras vidas.